Tourist Information Guide

Els Quatre Gats Barcelona

Page Content

Els Quatre Gats ( 4Gats) Barcelona Spain
Els Quatre Gats ( 4Gats) Barcelona Spain

Els Quatre Gats (4 Gats)
Montsio, 3 bis
08002 Barcelona, España.

Metro Catalunya (Línea Verde, L3) y (Línea Roja, L1) 10 minutos caminando desde el metro.

La Navidad pasada, mi hermano vino a visitarme a Barcelona para hacer algunas compras de Navidad. Luego de algunas horas sentimos que necesitábamos un descanso y decidimos ir a tomar un café a Els Quatre Gats.

Els Quatre Gats es un café/restaurante/bar modernista escondido en una pequeña calle lateral (Montsio, 3 bis) justo saliendo del paseo de compras más importante de Av. Portal d' Angel en el Barri Gotic.

Este café/restaurante era un lugar frecuentado por el joven Picasso a principios del 1900 y aquí emprendió su primer trabajo por encargue para diseñar la tapa del menú.

4 Gats Barcelona interior wall painting
4 Gats Barcelona interior wall painting

Al ingresar al restaurante uno siente como si estuviera regresando en el tiempo. El interior del café estaba iluminado por candelabros antiguos que daban la sensación de lo que podría haber sido una vieja taberna a principios del siglo pasado. Las pinturas llenaban buena parte del espacio en las paredes y las tejas multicolores decoraban la barra central.

Naugty chocolate sauce and cream dessert
Naugty chocolate sauce and cream dessert

Pedimos un café cada uno y un postre de crema con una cubierta de crema batida y rodeado por una salsa de chocolate negro que simplemente era irresistible (compartimos este postre, así que no fue tan terrible). Dimos una mirada rápida al menú del restaurante pero los precios parecían bastante altos en comparación a lo que podíamos pagar en otros restaurantes. De cualquier manera, estábamos allí solamente para tomar café y para rodearnos de la atmósfera modernista.

Pictures hanging in the 4 gats Barcelona
Pictures hanging in the 4 gats Barcelona

Nos pareció que el postre y el café estuvieron bien, pero el personal de servicio se comportó de manera un poco arrogante y no nos sentimos del todo bien recibidos. A pesar de indicarles que no nos habían cobrado el postre, no obtuve más que una mirada de superioridad, una reimpresión de mi factura y un casi inaudible "gracias" de parte del camarero, quien enseguida giró sobre sus talones y se fue a ocuparse nuevamente de la importante tarea de preparar un café.

Arrogante o no, fue una media hora interesante y con un poco de imaginación puedes fácilmente darte una idea de lo que pudo haber sido el lugar cuando Picasso pasaba su tiempo libre aquí.

Para más información ¿por qué no visitas el arrogante sitio web de Els Quatre Gats?


Volver Al Comienzo de la Página